lunes, 25 de abril de 2011

RINCOLOMBRIZ: La fecundidad de las Eisenia foetida y Eisenia <b>...</b>


Desde fines de la década del 80 se ha ampliado sustancialmente el conocimiento acerca de la biología reproductiva de Eisenia foetida y Eisenia andrei, permitiendo optimizar las estrategias de conducción de los lombricultivos y aumentar la producion de humus . La fecundidad es uno de los parámetros reprobiológicos que más allá de las fluctuaciones esperadas (0-9 lombrices / cocón) hagenerado discusión.

Se relaciona con el hecho de que las variaciones no siempre permiten una correlación causal (como es el caso con el suministro de distintas dietas), pero también cabe analizar en qué medida incide la metodología aplicada para obtener los datos (caso de los valores sesgados y no sostenibles de 10-22 lombrices / cocón).
                                                                                                                                                                
 Las variaciones en la fecundidad y la frecuencia del acople de los consortes, junto con la estructura poblacional (porcentaje de adultos), son las variables que determinan el potencial reproductor . Por ello se decidió revistar las fluctuaciones de fecundidad, plantear alternativas metodológicas confiables para su determinación (vía disección de los cocones o en pruebas en bandejas), señalar los recaudos a tomar y exponer el rol de la fecundidad como variable del potencial reproductor. La fecundidad que resulta de los test en bandeja  es precisa siempre que se tome el recaudo del desmenuzado adecuado del sustrato a evaluar y la identificación de los juveniles sea confiable. El desmenuzado insuficiente del sustrato conlleva la falta de detección de algunos cocones eclosionados y deriva en infraestima de la frecuencia de puesta y sobreestima de la fecundidad. La incorporación de las Enquitreidas en los cómputos como “juveniles” de otras especies de Oligoquetos puede elevar la fecundidad en más del 60%,explicando los valores sesgados (22 lombrices / cocón).

Desde la década del 90, la investigación sobre la biología de las lombrices rojas Eisenia fetida y Eisena andrei proporcionó gradualmente un caudal de información que demoró en llegar a muchos manuales, siendo frecuente hallar una mezcla no depurada entre lo viejo y lo nuevo en textos de edición reciente. Lo cierto es que muchos datos acerca de la biología de ellas, y que se asumían como ciertos, se fueron modificando. Quizá una de las mayores desilusiones para muchos fue que ahora sabemos que no viven 16 años sino solo 4,5 en un laboratorio, y poco más de uno en el campo, que sean de Eurasia y no de California   y tampoco  híbridas.

Es cierto que los datos numéricos referidos a parámetros reprobiológicos tales como la fecundidad, el potencial reproductor, rango de frecuencia de las puestas, el tránsito premadurez-madurez, o bien el tiempo de fecundidad de las lombrices rojas, la incubación de los cocones, han generado más de una controversia y en cierta medida permiten objetivar cuan actualizado (o desactualizado) se halla un texto u opinión, al punto que hemos desglosado los ítem a tene en cuenta para emitir un juicio.


Los factores limitantes para las poblaciones de lombrices se han definido de un modo preciso y no esta de más un repaso ya que ayuda a fijar estándares en las experiencias, ya sean confinadas (laboratorio, bandejas) o en condiciones de temperie el medio para cultivarlas no tiene por que ser de pH neutro, basta que esté entre 5 y 9 , la humedad que se trata de mantener baja durante el compostaje (60 / 70 %), previo al ingreso de las lombrices es necesario elevarla al 85 / 95 %, el oscurecimiento es innecesario por que la luz no mata a las lombrices pigmentadas, aunque las orienta, posicionándose ellas mismas en el lugar adecuado del sustrato para no sentirse molestas;

las dietas formuladas sobre la base de estiércoles pertenecientes a una misma especie permiten un mejor crecimiento de los individuos que las mezclas con estiércoles de distintas especies; e) la lombriz adulta no necesariamente pesa 1 g (la madurez sexual se alcanza a partir de los 0,25 g, independientemente de la dieta, que una dieta permita un rápido crecimiento implica obtener antes la maduración sexual, pero no garantiza que la producción de cocones sea superior, la producción de cocones se halla sujeta a fluctuaciones estacionales, aunque contrarrestable manteniendo el medio de cultivo en torno al óptimo de 14 a 270 C. 
La máxima producción se observa entre los 80 y 90 días de eclosionadas y decae con la edad. Se ha comprobado que el grado de apiñamiento de los animales incide negativamente sobre la frecuencia de las puestas (de 0 a4,9 por semana/adulto), al punto que este factor es más importante para la expansión de una población que adoptar alguna dieta en particular, la fecundidad de las lombrices nunca llega a 22 lombricitas / cocón, puede variar de 0 a 9 proporciona información acerca de algunas instancias críticas como fugas, colonización de sustratos, situaciones derivadas del grado de apiñamiento, etc., que se traducen en variaciones del incremento de las puestas.                  

De los parámetros referidos, la fecundidad posiblemente haya sido el que evidenciara una mayor dispersión. Cuestión que no puede soslayarse dado que afecta directamente al potencial reproductor , por lo que parece oportuno pasar revista a los valores en danza y sobre todo comentar el trasfondo metodológico para estas determinaciones que, al final, no constituyen una entelequia solo abordable por los expertos, cuando en realidad se halla al alcance de cualquiera basta que sea criterioso con el manejo de los datos. El objetivo de la presente contribución técnica focaliza en cómo conviene proceder para obtener datos confiables sobre la fecundidad de las lombrices y cómo repercute la misma sobre el Potencial Reproductor .

                                                                    Eclosion de cocones


No hay comentarios:

Publicar un comentario